Maxi

Maxi en el laburatorio de KIT, Karlsruhe. Febrero de 2013.

La entrevista de Maxi fue realizada el 4 de Noviembre de 2017 en Buenos Aires, ya que en Karlsruhe no pudimos concretarla por falta de tiempo. 

¿Qué fuiste a buscar a Alemania y qué fue importante para vos de ese viaje?

Fui a buscar experiencia, conocer, viajar, crecer, relacionarme, aprender. Tenía muchas ganas de tener una experiencia en una universidad en el exterior, trabajando en un proyecto de investigación. Me pareció que esta beca era una oportunidad excelente. Además prácticamente no había salido del país, sólo para ir a Uruguay. Tampoco tenía experiencia viviendo sólo, ni viajando en serio. Para mi todo eso era importante, todo eso era nuevo. Lo tomé como una etapa de búsqueda, necesaria para mi vida.

¿Cómo se veía Argentina desde Alemania?

La verdad que no me fijaba tanto en eso. Estaba disfrutando mi vida allá, y no quería estar preocupándome o dedicando tiempo a las noticias. Mi familia sí me hacía esa pregunta bastante seguido…pienso que los Argentinos como sociedad nos hacemos mucho esa pregunta. Si bien creo que está bien preguntarse como te ven, porque en definitiva uno no se conoce del todo hasta no saber como lo ven los demás, también está bueno hacer las cosas porque uno así las quiere, y no por cómo te ven. Creo que hay que encontrar el equilibrio en un punto.

Maxi

¿Notaste algún cambio significativo, en relación a tu vida, a tu carrera o tu personalidad

Sí, muchísimo. Con respecto a mi vida, comencé a disfrutar muchísimo más las cosas. Desde que llegué a Alemania sabía que tenía sólo 6 meses ahí, con lo cual me propuse aprovechar y disfrutar cada segundo de la estadía. Luego eso lo extrapolé al resto de mi vida. Con respecto a mi carrera, fue mi primera gran experiencia como desarrollador/investigador. Después de quedar seleccionado, se dio una cadena de sucesos, en parte buscadas y en parte que se fueron dando, que me permitieron ir creciendo profesionalmente. Mi tutor del KIT publicó un paper sobre el trabajo que hicimos, y lo presentó en un congreso muy importante de robótica que se hizo en Japón. Un año después quedé seleccionado para otra beca, esta vez en Taiwán. Y luego en Argentina terminé trabajando en dos start-ups de visión artificial.
Con respecto a mi personalidad, me abrió muchisimo la cabeza, y creo que cambié cosas mías. Además de lo de aprovechar cada momento, me hice mucho más abierto a conocer gente y formar relaciones.


¿Hay algo que te haya marcado hasta el momento?, ¿Algo que consideres un hito dentro de la estadía?

Con respecto a lo académico o profesional, fue cuando mi tutor me dijo que quería publicar un paper sobre nuestro trabajo en uno de los congresos más importantes de la especialidad. Ahí me dije: “Wow, que gran oportunidad que se me está dando”.
Con respecto al resto de la estadía, fue conocer a los otros becarios Argentinos en Karlsruhe. Hasta ese momento mi grupo de amigos había sido más o menos el mismo, y todos de Buenos Aires. Estos chicos eran en su mayoría del interior, y la gente del interior tiene eso de que te integra enseguida a su grupo. Sinceramente no había imaginado antes el nivel de amistad que logramos y conservamos. Si bien también conocí gente de otros países, con ellos compartí casi todo mi tiempo allá. Cinco años después nos seguimos escribiendo todas las semanas por whatsapp, y organizamos viajes o juntadas bastante seguido.


¿Cómo te imaginabas tu futuro? Expectativas, sueños, miedos, esperanzas
Me veía con ganas de hacer un doctorado en Alemania, pero no estaba del todo seguro. También tenía idea de seguir viajando todo lo que pudiera, seguir conociendo lugares, antes de asentarme en alguno. Tenía ganas de empezar a vivir un poco como lo había hecho ahí, sin tantas preocupaciones y disfrutando al máximo. Pero la vuelta fue complicada. Volver y ver que tus amigos y familiares siguen viviendo igual que cuando vos te fuiste, pero que en vos algo cambió, es chocante, porque querés seguir viviendo como lo hiciste ahí. Además si bien allá tenía la responsabilidad del proyecto, el resto de las cosas eran medio utópicas. Acá tenía de nuevo que estudiar, dar finales, trabajar más tiempo, no vivir más sólo (al menos hasta recibirme), etc. Por suerte se me dio de conseguir la otra beca para Taiwán, donde me saqué un poco las ganas de repetir una experiencia así. La vuelta de Taiwán fue mucho más llevadera.

¿Te hubieras quedado en Alemania definitivamente? ¿Cómo plan de vida?

En ese momento tenía que volver para terminar la carrera. Me faltaba un año de cursada y rendir finales. Una posibilidad cuando me recibiera era volver a Alemania a hacer un doctorado, que era algo que tenía ganas en ese momento. Después del viaje, mientras estaba terminando la carrera, recibí una oferta para volver al instituto donde había trabajado para hacer el doctorado, pero todavía no me había recibido, así que lo tuve que posponer. Sin embargo, cuando me recibí conseguí justo un trabajo super interesante acá en Buenos Aires. Siempre había pensado que si quería trabajar en mi especialidad iba a tener que hacerlo afuera. Además, había empezado a perder las ganas de hacer un doctorado. Por otro lado, después de tanto viaje, empecé a tomarle el gusto a Buenos Aires, que hasta ese momento no me gustaba tanto. Me di cuenta de la cantidad de actividades culturales que se pueden hacer acá, así que decidí apostar a eso y quedarme. Hace poco me ofrecieron otra vez un puesto de doctorado en Alemania, y volví a decir que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: