Dos inviernos.

Every day we die and are reborn again. We become filled with doubt. We lose faith in things that we used to value, and the things we loved – repel us.
De la película W imie, de Malgorzata Szumowska

Comencé el proyecto Ressemblance en el invierno alemán, allí en 2013 por el impulso de encontrarme con parte de la historia de Occidente en Alemania, quizá también por el deseo de rastrear mi recorrido como becaria en ese país y por esa pregunta que siempre me persiguió: ¿Por qué había elegido Alemania?.
Tal vez el origen esté en el vínculo con mi Oma (mi abuela, que había escapado del nazismo con sus padres a los 10 años) o tal vez sea deba también a que siempre me atrajo la famosa y profunda dualidad alemana (la producción artística e intelectual vs. el horror y la muerte), también llegué a la conclusión de que solo fue el deseo de viajar para narrar o de viajar para volver. 

Luego del viaje en el que recorrí 6 seis ciudades de Alemania –y dejé registro de ese viaje en este blog–, en 2018 decidí encontrarme y entrevistar nuevamente a aquellos becarios y becarias que estaban de vuelta en el país. La tarea no fue tan sencilla. La vida aquí transcurre de una manera muy distinta, los tiempos son cortos, caóticos, las distancias largas, la vida es más desordenada… No tuve tantas respuestas positivas cuando me contacté con ellos y les pedí entrevistarlos de nuevo, muy diferente de lo que había ocurrido en Alemania cinco años antes, cuando la disposición y los tiempos de los becarios y becarias eran decididamente otros.

En este recorrido por Argentina, logré concretar encuentros solo con cuatro de los becarios. Me encontré con Clara en su casa natal de La Plata, Buenos Aires, estaba de visita por un seminario que tenía que dar en la Universidad. Meses más tarde viajé a Resistencia, Chaco, donde me encontré con Manuel. Aquí, en la ciudad de Buenos Aires, logré visitar a Damián en la Universidad de San Martín, y a Lucía y a Ale en su casa de Caballito –la pareja que me había recibido en su departamento de Berlín.

Así como en Alemania había tenido que lidiar con esa luz austera, escasa, aquí tuve que hacer lo mismo pero con lo opuesto: una luz brillante y potente, una luz que todo lo invade, una luz que genera muchísimas sombras.

Hoy comienza el invierno aquí en el hemisferio sur. Es el encuentro perfecto con ese invierno alemán que transité en febrero de 2013. 

Aquí apareció el sol y el virus persiste; sin dudas, este proceso de aislamiento también ha sido un viaje que me permitió una especie de retorno para comenzar el final del trabajo de estos años.



… Pero por qué me quedé tan atrapada por este trabajo y tuve que hacerlo, eso es un misterio para mí. Hay cosas que son un misterio. Parece que nos son dictadas. De dentro, no de afuera. De dentro de nosotros, parece que nos son dictadas o parece que tenemos una máquina de enfocar, de proyectar sobre el papel. Y ese es el misterio del arte, eso es lo misterioso. Da la impresión de que tengo una máquina de proyectar y estoy proyectando en un papel casi sin querer, a contracorriente. Este trabajo lo hice contrariada, pero después me quedé muy satisfecha y aliviada. Una sensación de alivio como quien hubiera pasado por algo que le costaba mucho y que después se llenó de alegría.

Helena Almeida en el El cuerpo, la performance, la fotografía, el video.
Entrevista de Isabel de Carlos.

Libro Ressemblance

Ressemblance es un libro que combina fotografía analógica con un diario de viaje por el invierno Alemán en búsqueda de becarios argentinos viviendo en el país europeo.

Características del libro
13×20 cm | 96 Páginas
Castellano-Alemán-Inglés
Tapa en Rives Design de 350gr. | Interior en Chambril de 120gr.
6 Postales 1/2 en Riso.
2020

Publicado por Flanbé Ediciones
Edición de Urquiza Press